FERNANDO BENZO

“La búsqueda de la felicidad requiere decisión y valentía, y equivocarse y volver a empezar y seguir buscando.”

Fotografías autor: ©Carlos Ruiz B.k Contumaz Studio

La banda sonora de las burbujas

Por Lorena Ordóñez

En la novela de Fernando Benzo, Los viajeros de la Vía Láctea (editorial Planeta), uno de los personajes acaba pinchando música en una burbuja de cristal suspendida en un centro comercial decadente. Esa imagen me remite irremediablemente a dos lugares. El primero es a ese mítico programa que me entusiasmaba en mi infancia: La bola de cristal. Una emisión en la que a los niños de la época no se nos trataba como cachos de carne con ojos bulímicos de estímulos estériles y en el que la música lo impregnaba todo para alimentar nuestra curiosidad y hacernos soñar… y pensar. El 6 de octubre de 1984 vimos en nuestras pantallas por primera vez a un niño correr por un callejón solitario. Todo es silencio hasta que llega a un estudio de grabación. Cuando la mítica música compuesta para el programa comienza a sonar, una bola de cristal llega rodando hasta sus pies. Desde ese momento, el programa y su banda sonora se grabaron en mi corazón y mi mente, y en la de millones de niños. Cosas de electroduendes… y por supuesto de Lolo Rico, Matilde Fernández, Alaska, Santiago Auserón y el resto de integrantes de un magnífico equipo.

El segundo lugar al que me transporta la imagen de la novela de Benzo es al niño que vivía en una burbuja y en el que en 1976 Randal Kleiser basó su película El chico de la burbuja de plástico, protagonizada por John TravoltaDavid Vetter padecía una enfermedad del sistema inmunológico – llamada Inmunodeficiencia Combinada Grave – que le obligaba a ver el mundo desde su cápsula de plástico instalada en la casa de sus padres.

Fernando Benzo en el mítico local madrileño La Vía Láctea

Nunca pudo tocar el mundo que le rodeaba. Y el mundo lo convirtió en un proyecto científico que quizá despertaba más curiosidad que empatía.

La palabra burbuja ha cobrado protagonismo patológico con la pandemia en nuestras vidas. De repente debíamos permanecer en nuestra burbuja, desplazarnos en burbujas e incluso dependiendo de las medidas restrictivas podíamos interaccionar entre burbujas que, eso sí, tomasen las mismas precauciones que nuestra burbuja. Así todos nos convertimos en el pequeño David Vetter, niños burbuja esperando ser protegidos del virus que podía afectar a nuestro sistema inmune.

Curiosamente el personaje de Fernando Benzo con el que he empezado este artículo, sin desvelar mucho más porque merece ser descubierto leyendo Los viajeros de la Vía Láctea, se llama David. Y si pensamos en David llegamos hasta Goliat. Un David individualista luchando contra un Goliat normativo, y sin embargo con una visión profunda y sabia sobre el mundo… ¿Creéis que para ganar la batalla David saldrá de su burbuja? ¿Qué utilizará como honda? Las respuestas las tenéis en Los viajeros de la Vía Láctea aunque, os aviso, su autor nos invita a reflexionar por nosotros mismos al ritmo de una banda sonora que nos traslada a universos de sensaciones, emociones, sueños y vidas… Algo así a lo que hizo con los niños La bola de cristal.  

Escucha la entrevista

Reseñas que inspiran

Reseña de
Los viajeros de la Vía Láctea

¿Qué es la vida? ¿La vida son los caminos que se toman o los que se dejan? ¿Qué nos define? ¿Nos definen nuestras experiencias o nuestros anhelos? Todas estas preguntas nos hacemos mientras Javi y Blanca, narradores de la novela de Fernando Benzo nos llevan a un viaje a la vida, a la amistad, al amor, a las renuncias y a los secretos.

Los Viajeros de la Vía Láctea es una entrada al corazón de una época germen de muchas bandas sonoras de vidas actuales. En la novela, su autor utiliza la música como expansión de momentos, lugares, personas enriqueciendo definiciones vibrantes para los amantes de los buenos acordes.

¡Si te ha gustado compártelo!

VOCES

Bienvenidos a VOCES, un nuevo programa de VItakora en el que nos daremos cita con especialistas en diferentes disciplinas, así como autores, artistas, comunicadores y en definitiva todas las personas que tengan una historia que contar, porque todas las voces importan.

En este espacio el objetivo es compartir nuestras experiencias y aprender los unos de los otros, aprender a mirar la vida con otras miradas, desarrollar la empatía y entendernos todos un poco mejor desde el respeto y la humildad.

Voces es un programa exclusivo de V.Iták-Ora que podéis encontrar también en plataformas como Youtube o Ivoox. Si tenéis una historia que contar ¡este es vuestro espacio! Podéis participar escribiendo a contacta(arroba)vitakora.club

¡Escucha o descárgate gratis el programa que te guste!

Entrevistas

Reseñas

Reflexiones

Contenido disponible en: