LUIS E. ÍÑIGO FERNÁNDEZ

“El historiador tiene que dejar fuera el prejuicio y ser honesto con la interpretación de las fuentes. No siempre lo hace, hay ejemplos en la actualidad de politización de la Historia con sesgo enorme por uno y otro lado, y hay que huir de eso.”

Fotografías autor: ©Planeta

El gran productor

Por Lorena Ordóñez

« Vivimos en una sociedad hedonista y utilitarista al máximo. Si los ancianos ya no son productivos -que es el gran dios de la sociedad moderna, la productividad- entonces ya no son nada. Y por lo tanto estamos jutificados psicológicamente o emocionalmente ante nuestros propios ojos para olvidarnos de ellos, para apartarlos. » 

Estas son palabras de nuestro invitado de hoy en Voces : Luis Enrique Iñigo Fernández, Doctor en Historia Contemporánea y autor de “Historia de los perdedores : de los neandertales a las víctimas de la globalización” (ed. Espasa), libro del que vamos a hablar hoy.

Ser productivo o no serlo es la frontera que nos incluye o nos excluye de una sociedad adicta a la inmediatez, a la velocidad, a potentes estímulos continuos que necesitan de una respuesta rápida, cortoplacista que ni se saborea ni requiere que reflexionemos…

Una sociedad que no reflexiona, que no se toma su tiempo para pensar es presa fácil de los creadores de estímulos, sean quienes sean, e inevitablemente está abocada a la insatisfacción eterna…

Nada es suficiente.

Nada es suficiente y todo el que participa de la llamada sociedad del bienestar debe producir para no ser apartado… Pero, ¿producir qué? Ya que si produjiésemos amor, conocimiento, experiencia, enseñanza, como bien apunta nuestro invitado, no apartaríamos a los ancianos de la producción puesto que serían esenciales e indispensables en nuestra organización.

Lo mismo ocurriría con las personas que llamamos dependientes, porque quizá las hagamos injustamente dependientes de un sistema que no les da la oportunidad de producir… Porque como decimos, producir se pueden producir muchas cosas, y entre ellas muchas necesarias para una sociedad que quizá esté escribiendo hoy la historia de los próximos perdedores : nosotros.

Historia de los perdedores_2000px

La Historia, dice, la escriben los vencedores. La popular frase, escrita por George Orwell hace casi ochenta años en la columna que publicaba en la revista británica Tribune, no se equivoca. Es bien cierto que son los que ganan, en todos los sentidos, los que reclaman para sí el privilegio de contarlo.

Luis E. Íñigo Fernández

|

Historia de los perdedores

Mientras tanto, os invito a que nos acompañéis unos minutos para hablar de Historia, esa ciencia de la Humanidad que nos recuerda de dónde venimos con la esperanza de que aprendamos de nuestros errores para elegir el camino saciante del conocimiento.

Escucha la entrevista

Extractos que inspiran

Historia de los perdedores:
de los neandertales a las víctimas de la globalización

El factor más relevante en la aparición del primer ingrediente asociado a la brujería, la magia, comienza a operar en el momento mismo en el que la humanidad, dueña ya de una economía productora, empieza a concebirse a sí misma como un ente distinto a la naturaleza y desea liberarse de su dominio.

Agricultoras y ganaderas, las sociedades neolíticas se saben víctimas caprichosas de la lluvia, el granizo y el rayo, y buscan la forma de someterlos a su voluntad, asegurando el futuro de sus cosechas y la multiplicación de sus rebaños.

La fecundidad de la tierra se convierte en obsesión. La mitología se transforma. Los dioses uránicos, señores del cielo, ceden terreno a las deidades femeninas, dueñas de la tierra. El culto a la Gran Madre, dadora de vida, se extiende por el Mediterráneo. Su figura, con uno u otro nombre, está presente en todas las religiones antiguas; llega
incluso al cristianismo en la figura de María, la virgen madre de Jesús. Y en ese culto las mujeres son protagonistas indiscutibles.

Las valientes esposas de Satán: las brujas | Historia de los perdedores

VOCES

Bienvenidos a VOCES, un nuevo programa de VItakora en el que nos daremos cita con especialistas en diferentes disciplinas, así como autores, artistas, comunicadores y en definitiva todas las personas que tengan una historia que contar, porque todas las voces importan.

En este espacio el objetivo es compartir nuestras experiencias y aprender los unos de los otros, aprender a mirar la vida con otras miradas, desarrollar la empatía y entendernos todos un poco mejor desde el respeto y la humildad.

Voces es un programa exclusivo de V.Iták-Ora que podéis encontrar también en plataformas como Youtube o Ivoox. Si tenéis una historia que contar ¡este es vuestro espacio! Podéis participar escribiendo a contacta(arroba)vitakora.club

¡Escucha o descárgate gratis el programa que te guste!

Entrevistas

Reseñas

Reflexiones

Contenido disponible en: