FERNANDO TRÍAS DE BES

“Me di cuenta de que nunca nos habían explicado la historia de esa manera: a través de lo que podría haberse llamado una historia de los instintos económicos.”

Fotografías autor: ©Antonio-Navarro-Wijmark

¿Instintos básicos o económicos?

Por Lorena Ordóñez

En su celda de alta seguridad, Hannibal Lecter estimula a la agente del FBI Clarice Starling a llegar hasta el asesino, Bufalo Bill. Estoy hablando de la adaptación cinematográfica de 1991 de Jonathan Demme del thriller de Thomas Harris “El silencio de los corderos”.  En ese ejercicio Hannibal le pregunta a la joven: “¿Qué hace él, Clarice? ¿Qué es lo primero, lo primordial que hace? ¿Qué necesidad satisface matando? Codicia. ¿Y cómo empezamos a codiciar? Empezamos por codiciar lo que vemos cada día.”

La codicia es una de las pulsiones protagonistas en la historia de la humanidad. Esta constatación no sé en qué lugar deja a nuestra especie, sobre todo si pensamos que otro de los mecanismos que nos ha impulsado a lo largo de generaciones y civilizaciones es el miedo.

Miedo y codicia, dos instintos básicos tatuados en nuestro ADN. Miedo a la muerte, miedo a perder lo que tenemos, miedo a la naturaleza, miedo al clima, miedo el hambre, miedo a la enfermedad, miedo al dolor, al sufrimiento, miedo a lo diferente, miedo al otro. El miedo y la codicia propiciaron en los albores de las civilizaciones saqueos, vandalismo y destrucción hasta que se llegó a la conclusión de que optar por el intercambio favorecería el aumento de la esperanza de vida, muy corta por cierto cuando no se le pone bridas a la envidia y al egoísmo.

Es curioso que esos lodos de instintos salvajes no se entiendan sin la noción de libertad… El intercambio se basa en la libertad del otro para trocar, sin esa libertad no puede haber trueque.

Ahora bien, cuando se instauró la religión del consumo tras la Segunda Guerra Mundial, potenciada por la productividad como nuevo sistema de esclavitud y el marketing lo invadió todo, vendimos nuestra libertad al mejor anuncio. ¿Por qué digo esto? Porque no se puede ser libre si las necesidades básicas no están cubiertas, eso es así. Con hambre, frío, penurias la libertad es secundaria en el pensamiento y en la práctica ya que, en esas circunstancias lo único que nos mueve es cubrir nuestras necesidades, sea como sea.

En cambio, una vez cubiertas esas carencias, ya se puede pensar y determinar si se es libre o no en cualquier plano de actuación de la vida. La religión del consumo se basa en la fe en que las necesidades creadas para nosotros por industrias, marcas y modas son necesidades que se deben suplir como si fuesen básicas. Ahí está la trampa por llamarlo de algún modo. Así pues, el comercio ha dejado de basarse en una demanda para convertirse en una aceptación de necesidades continuas creadas por otros… Entonces, en ese sistema de creaciones de necesidades constante ¿quiénes creéis que son los dueños de nuestra libertad: nosotros o esos creadores de necesidades?

Para entender cómo hemos llegado hasta aquí y a dónde nos dirigimos hemos hablado en Voces con el economista y escritor Fernando Trías de Bes que ha publicado recientemente Una historia diferente del mundo (Ed. Espasa), una historia determinada por nuestros instintos y pulsiones, motores estos de las sociedades modernas. ¿Queréis saber si la propiedad privada dejará de existir? ¿Os preguntáis por qué una devaluación es un impuesto encubierto o por qué se aplican condenas más duras a un estafador que a un asesino? ¿Os habéis planteado cuál es el peor sistema posible para la vida en sociedad? Para encontrar respuestas haceros con Una historia diferente del mundo que os asegura una lectura tan edificante como amena y, como aperitivo escuchad la entrevista que nos concedió su autor para nuestro tercer programa de Voces.

Escucha la entrevista

Una historia diferente del mundo | Fernando Trías de Bes | Editorial Espasa

En esta Historia diferente del mundo, Fernando Trías de Bes revisa la evolución de las civilizaciones a través de los comportamientos que las condicionan y determinan el devenir de la humanidad. El resultado, una lectura sorprendente, entretenida y rompedora, que descubre las arquitecturas psicológicas y descarnadamente humanas que sostienen nuestro sistema social.

¿Sabía que el trueque apareció para evitar las sangrientas venganzas de los saqueos entre tribus y que las primeras monedas surgieron por falta de memoria? ¿Sabía que la propiedad privada la inventaron los monarcas corruptos para recaudar más o que las sociedades anónimas se crearon para ocultar la identidad de los nobles agraciados por los reyes? ¿Qué conducta hizo que el pan no cambiara de precio en tres siglos? ¿Por qué un falsificador es el ladrón más justo de todos o por qué, gracias a la productividad industrial, ya no hay apenas dictaduras? ¿Sabía que debemos los seguros a las personas insolidarias, o que el nuevo capitalismo es un capitalismo de emociones?

¡Si te ha gustado compártelo!

VOCES

Bienvenidos a VOCES, un nuevo programa de VItakora en el que nos daremos cita con especialistas en diferentes disciplinas, así como autores, artistas, comunicadores y en definitiva todas las personas que tengan una historia que contar, porque todas las voces importan.

En este espacio el objetivo es compartir nuestras experiencias y aprender los unos de los otros, aprender a mirar la vida con otras miradas, desarrollar la empatía y entendernos todos un poco mejor desde el respeto y la humildad.

Voces es un programa exclusivo de V.Iták-Ora que podéis encontrar también en plataformas como Youtube o Ivoox. Si tenéis una historia que contar ¡este es vuestro espacio! Podéis participar escribiendo a contacta(arroba)vitakora.club

¡Escucha o descárgate gratis el programa que te guste!

Entrevistas

Reseñas

Reflexiones

Contenido disponible en: